Por fin Samsung ha abierto los ojos y se ha dignado a mirar a su alrededor. Después de años de fiesta y desenfreno se ha dado cuenta de que no todo iba tan bien como parecía y que las cifras que apenas hace unos años servían para justificar una estrategia hiperagresiva de expansión ahora justifican otra de implosión. Así es como esta mañana conocíamos que sus servicios de Vídeo, Hub y ChatOn serán descontinuados en los próximos meses. Pero no acaba aquí la cosa.

[pullquote class=»alignright»]
Los beneficios de la compañía descendieron cerca de un 60%
[/pullquote]Las últimas informaciones de varias fuentes fiables y conocedoras de la compañía apuntan a que para el año que viene van a desaparecer numerosos dispositivos que hasta ahora venían siendo habituales para Samsung. Aún no sabemos qué modelos desaparecerán o si la restructuración significará un cambio total de la línea de productos pero lo que está claro es que se avecinan cambios grandes. Incluso se especulaba con la dimisión del presidente de la división de móviles.

Este tipo de recortes son habituales en las empresas pero son muy significativos en gigantes de la talla de Samsung. Su estrategia en los últimos años de llenar las ferias con todo tipo de dispositivos que apenas se diferenciaban entre ellos por unas cuantas especificaciones ha acabado saliendole cara a la empresa surcoreana. Para que nos hagamos una idea, desde 2012 cuando el Samsung Galaxy S3 vendió 55 millones de unidades, ningún dispositivo de la misma empresa ha conseguido las mismas cifras de ventas. De hecho ni siquiera las siguientes versiones juntas, el Galaxy S4 con 40 millones y el S5 con 11, lo igualan.

Slide41Resulta curioso, sin embargo, el caso de ChatOn el servicio de mensajería instantánea de Samsung. Una aplicación que se presentó en 2011, que en 2013 llegó a los 100 millones de usuarios (según CNET) y que apenas unos meses después ya ni aparece entre los más usados a nivel mundial. No se tú, pero a mí estas cifras me parecen infladas.

Sea como fuere nos encontramos con tiempos difíciles para Samsung. El enfoque que está teniendo tal vez tuvo sentido hace años en mercados que aún desconocían los smartphones pero ahora que son maduros necesitan de otras cosas. Por otro lado no ha sabido llegar a nuevos mercados emergentes como China o la India donde las marcas nacionales han conseguido sobrepasar sus números con creces. Así pues a la compañía surcoreana tan sólo le queda reinventarse nuevamente para poder afrontar el futuro con unas perspectivas más sólidas que las que tiene ahora mismo. Tal vez fuese bueno escuchar a sus clientes. En una reciente encuesta en Phonearena la característica que más odiaban los usuarios de los teléfonos de Samsung era Touchwiz, la interfaz propia de la marca. Por algo será.

Motorola ha enseñado el camino a muchas empresas: terminales sencillos, limpios y asequibles. Lejos quedan ya los días de los diseños agresivos, las miles de gamas que se confunden entre sí y las listas de especificaciones interminables para todos y cada uno de los nichos de usuarios. Mejor tener un caballo ganador que cientos de ponis que pueden llegar a meta.