La historia se repite. Tal y como ya pasara con el Apple iPhone, algunos afortunados (todo apunta a que son empleados de la propia compañía) han sido avistados, cual especies en peligro de extinción, en las calles de EE.UU. portando el Apple Watch. ¿Acaso lo han robado? Nada más lejos.

Estas personas están probando las capacidades y limitaciones del wearable de la compañía de la manzana en «la vida real», es decir, fuera de un laboratorio. Apple está «obsesionada» con sus productos y no quiere que sus clientes devuelvan en masa un dispositivo que ha costado mucho tiempo y dinero desarrollar.

A pesar de todo, en los círculos más cercanos a Tim Cook ya saben del descontento del CEO con la duración de la batería, apenas 2,5 horas reales de uso y 19 horas combinadas en un día. A decir verdad estas 19 horas son más que suficientes para una persona normal para salir de casa, trabajar y volver a dormir y cargar el Apple Watch. Sin embargo, estos datos serán la munición que usarán sus rivales para «atacar» a Apple. Aunque, en mi opinión, en todas partes cuecen habas.

Esta última foto fue subida a Instagram por Suzanne Menkes, editora internacional de Vogue, a su cuenta personal de Instagram. Ahora mismo es imposible encontrarla, posiblemente debido a algún «toque» por parte de algún alto directivo.

Poco le queda al Apple Watch para ver la luz del día ya que se espera que sea enviado en abril. Lo que nos hace pensar, al menos a mí, que el proceso de compra se iniciará a finales de marzo.

Pepu Ricca

Geek de corazón <3 ¡Únete a mis redes!