Samsung Galaxy A5

Samsung Galaxy A5, análisis

El Samsung Galaxy A5 es el hermano mediano de una nueva gama, la de los Galaxy A, a medio camino entre los terminales de gama media de la marca y el ultra exclusivo Samsung Galaxy Alpha con el que los coreanos querían arañar ventas a los iPhone. Se quedan ahí precisamente, a medio camino, un terminal bien orientado al público donde se dirige pero con un precio un tanto alto.

Los casi 400 euros del móvil libre marcan el comienzo del análisis, estamos ante un móvil que como mínimo se debería de considerar de gama media aunque por precio podría superar incluso a algunos terminales de gama alta (Nexus 5, OnePlus One y un amplio etcétera). Está destinado al público joven, un tipo de público que suele hacer botellón y recoger los móviles heredados de los hermanos mayores o el típico móvil que regalan las operadoras, y en este caso el A5 no lo van a regalar, tal vez el A3…

Las especificaciones del equipo en general son buenas, si no las conoces te las resumimos rápidamente:

  • Pantalla de 5″ con resolución de 1.280 x 720 píxeles, panel Super AMOLED
  • Procesador: Snapdragon 410 de cuatro núcleos a 1,2 GHz
  • RAM: 2 GB
  • Almacenamiento: 16 GB ampliables con tarjetas microSD
  • Cámara: 13 MPx y 5 MPx la frontal
  • Batería: 2.300 mAh
  • Dimensiones: 139,3 x 69,7 x 6,7 mm y 123 gramos de peso
  • Conectividad: 4G
  • Tipo de tarjeta: NanoSIM

 

Diseño

Repasadas las características hablemos del diseño, Samsung ha apostado por un terminal muy delgado (6,7mm de grosor) y unos materiales que hasta ahora no había utilizado de manera tan amplia, el metal. En el Alpha puso los bordes de metal pero la trasera seguía siendo de plastiquete, a cambio contaba con una batería extraíble que no incluyen los nuevos móviles de la familia A. El tamaño es aceptable, no tiene unos marcos escandalósamente grandes, tiene una pantalla de 5 pulgadas por lo que compacto no es. Al tacto es agradable, el metal utilizado es muy suave y da la sensación de calidad, de tener un móvil premium.

Samsung Galaxy A5

En esta sección cabe mencionar la joroba de la cámara, como pasa con otros terminales, el sensor sobresale y es que reducir el grosor a veces trae consecuencias en la cámara sobretodo si quieres incluir un sensor de calidad media/alta como es el caso. Además está situada en la parte central superior, un sitio donde normalmente ponemos los dedos al coger el terminal y que hará que tengamos que estar continuamente limpiando el sensor para poder hacer unas fotos sin los dedazos. Mención a parte la del altavoz, que está situado al lado de la cámara y la salida minijack que está en la parte baja del terminal algo que hace que cuando estamos escuchando música con los auriculares llevemos el móvil girado.

Samsung Galaxy A5

El botón de encendido está situado en una buena posición, en la parte lateral más cerca del centro del terminal que de la parte superior, en el mismo lateral están las ranuras para las tarjetas, NanoSIM en este caso y microSD si queremos expandir el almacenamiento del terminal, para extraerlas es necesario un clip. En el otro lateral nos encontramos con los típicos botones de volumen, también ubicados en una posición muy natural para acceder a ellos.

La parte trasera está dominada por el botón de casa, un botón que en esta ocasión no cuenta con el sensor de huellas dactilares que tienen los grandes espadas de Samsung y que aunque los hemos criticado en más de una ocasión se agradece que esté más que nada en materia de seguridad. A los lados lo escoltan dos botones táctiles, el de multitarea y el botón de atrás.

La pantalla, aunque no estamos hablando de la mejor del mercado, ni en tecnología ni en densidad de píxeles, se ve realmente bien aunque sufre bastante en condiciones de mucho sol, algo que por otra parte le pasa a la mayoría de terminales de mercado. Es de 5 pulgadas, si la comparamos con modelos con tamaño similar pero con diferentes tecnologías queda muy bien parado en ambos aspectos. En la imagen comparado con el Nexus 5 y el Honor 6, todos con el brillo en manual al máximo que da cada terminal.

Samsung Galaxy A5

La batería, el talón de Aquiles de la mayoría de fabricantes, delgadez = a poca duración de batería, en este caso se cumple la máxima aunque no de manera exagerada. El A5 que cuenta con una de 2.300 mAh llega al final de día cómodo, con un uso medio/alto, no es el Alpha que no llega ni a la mitad del día por lo que en este aspecto desde Samsung han realizado un trabajo muy bueno en cuando a la optimización del equipo.

Rendimiento general

Es un Samsung, así que si, tiene Touchwiz. Eso es bueno y malo a la vez, en Samsung se esfuerzan en mejorar su capa personalizada cada vez que sacan un terminal potente, pero todavía no han dado con la tecla. La integración con la cuenta de Samsung, esa que tienes que configurar para Samsung Apps y que rara vez vuelves a usar, resulta pesada por momentos y en otros un tanto intrusiva. Samsung ¿Por qué quieres acceder a mis cuentas de redes sociales? ¿qué quieres ver ahí?

Samsung Galaxy A5

Por ahora está en Android 4.4 KitKat, se le espera una buena dosis de piruletas aunque no se ha dado fecha todavía para su llegada. Hay algunas aplicaciones que integra Samsung en sus móviles que durante la prueba del terminal ni las he abierto, hablo de Estudio o de S-Voice, por ejemplo. La multi ventana si te acostumbras a utilizarla si que puede aportar algo diferente que no tienen otras capas, eso y S-Health que la verdad está bastante bien, pero para de contar.

Cámaras

Ponemos cámaras por que las dos cámaras son importantes en el A5, la trasera es buena, no es excelente pero es bastante buena. Sorprende la rapidez del enfoque y los buenos resultados de la misma en las situaciones cotidianas. Aunque en este aspecto una vez más la mano de Samsung no es la opción ganadora, la aplicación de cámara que viene de serie y el firmware hacen que los colores y el contraste se saturen un poco, algo que se puede solucionar con una actualización de software que esperemos que llegue.

La frontal es de 5 MPx y está muy trabajada para el mundo selfie, incluye hasta un modo donde levantando la mano te reconoce y dispara una foto con un temporizador para hacer que te de tiempo a preparar tu mejor sonrisa, solo le falta un flash para ser una cámara muy buena.

Samsung Galaxy A5

Conclusiones

El Samsung Galaxy A5 es un buen teléfono, muy bueno en algunos aspectos, pero no podemos decir que sea el mejor en cuanto a relación calidad/precio. Si buscas un teléfono de gama media no esperas gastar casi 400 euros por el, para ello te vas a un gama alta que ofrece mejores características. Si por el contrario buscas un teléfono de gama baja no vas a valorar nunca comprar un terminal que cuesta más del doble o incluso el triple que un teléfono bueno con características similares.

Está en tierra de nadie, es un terminal muy bueno con un precio que le hará situarse en un limbo de ventas. Seguramente hará mayor al A3 por sus características.